La Terapia Gestalt es algo más que psicoterapia, se trata de una verdadera filosofía existencial, un arte de vivir que se sitúa entre el psicoanálisis, las terapias psicocorporales, el psicodrama, el sueño dirigido, los grupos de encuentro y las filosofías orientales, poniendo el acento en la toma de conciencia de la experiencia actual, “el aquí y el ahora” para sanar una vivencia pasada y rehabilitar el sentimiento emocional y corporal, generalmente censurado.

La Terapia Gestalt desarrolla una perspectiva unificadora del ser humano, integrando lo sensorial, afectivo, intelectual, social y espiritual, primando la vivencia corporal versus el entendimiento intelectual. Favorece un contacto auténtico con los otros y con uno mismo. La Terapia Gestalt no tiene como objetivo explicar los orígenes de nuestras dificultades, sino experimentar y “experienciar” los indicios de las soluciones nuevas, dando paso así a un proceso de movilización que favorece y propicia el cambio.